¿Democracia o dictadura del Capital? (Colaboración recibida de un lector)

Alguien dijo que la hipocresía es el homenaje que rinde el vicio a la virtud. Y el demócrata Durán i Lleida, para no ser menos, hizo su propia exhibición en el círculo ecuestre de Barcelona, dando su más rendido homenaje a la “democracia” que tenemos. Rodeado de sus amiguetes de una de las asociaciones más selectas y aristocráticas del país, y piropeado por tanto banquero, aristócrata y empresario, finalmente no pudo evitar que se le aflojara el esfínter bucal. Después de jactarse de haber salvado al capitalismo europeo por su apoyo al gobierno “socialista” en la votación sobre la política de ajustes, a este señor tan inteligente no se le ocurrió otra cosa que comentar que no había ninguna urgencia en darle la patada a Zapatero (ese “cadáver político” como dijo hace unos días), porque ¡gracias a dios! No gobierna él, sino “Europa y los mercados”.
Pero, a ver Sr. Durán y perdone que seamos tan cortos de entendederas, si quienes nos gobiernan son “Europa y los mercados”, es decir, el gran capital, ¿en qué consiste esa democracia de la que tanto nos hablan?, ¿para qué sirve votar a los partidos del sistema, si en última instancia, la voluntad de los mercados prevalece por encima de la de millones de personas?, ¿para qué votar a personajillos que nos prometen el oro y le moro, si realmente aquí quien manda es el señor Soros y el señor Botín?
Déjese de tonterías, señor Durán. Proponga cambiar el gobierno por un consejo de administración. Acabemos con la imbecilidad de “una persona, un voto” y repartamos acciones entre los ciudadanos y ciudadanas, y que cada uno vote según la cantidad de acciones que tenga en su poder. Finalmente también podemos cambiar el nombre de los países, añadiéndoles al final la coletilla S.A., Ejemplo: ESPAÑA SA, CATALUNYA SA, EUROPA SA. Quizás, de esta forma, y aconsejados por la preclara inteligencia y la incuestionable honestidad del Sr. Durán Lleida, conseguiremos que los mercados se tranquilicen y no nos hagan más la puñeta.