Crear conciencia de clase y organizacion de los trabajadores alrededor de un programa revolucionario

Vender humo

Para vendernos la gran mentira han utilizado, de manera abrumadora y asfixiante, todos los medios y todos los dineros que han hecho falta. Prensa, radio y televisión nos han estado bombardeando durante mucho tiempo, elogiando las excelencias del producto y lo mucho que significaba para el bien general de Cataluña su aprobación. Pero cuando finalmente la criatura fué presentada en sociedad se ha podido comprobar que el engendro no satisface ni las más mínimas – y legítimas – aspiraciones históricas de la Nación catalana, larga y sistemáticamente reivindicadas, ¿o no es esto así cuando – por poner solamente dos ejemplos sangrantes – ni el gran aeropuerto del Prat ni el puerto de Barcelona, dos de los más importantes de Europa, se pueden gestionar desde aquí?. Nada por aquí, nada por allá, las cosas son como son y la España de siempre dicta – una vez más – su sacrosanta voluntad, negando los derechos de este pueblo. ¿Pero qué se esperaban estos “regeneracionistas”, federalistas y pluralistas de opereta?.

¿Puede existir la 'democracia social' de Zapatero?

Se ha celebrado un debate más en el Congreso sobre 'el estado de la nación' (el título ya es, en si mismo, toda una declaración), y parece que el presidente del Gobierno ha pasado el ecuador de la legislatura, sigue tan campante sus reformas democráticas y hasta se atreve a abordar el 'proceso de paz' para encauzar el contencioso vasco.

Cabe preguntarse ¿el PSOE se ha transformado en algo cualitativamente distinto al simple ocupante del aparato de estado español que fue durante las legislaturas de Felipe González? ¿Ha cambiado sustancialmente su programa, por lo que ha sido blanco de una vistosa campaña conservadora (obispos, enseñanza privada, asociaciones de víctimas del terrorismo, ...)?

Distribuir contenido