Crear conciencia de clase y organizacion de los trabajadores alrededor de un programa revolucionario

Provocación del gobierno socialista contra los trabajadores

El gobierno socialdemócrata español decidió conmemorar los 32 años de la constitución monárquica del país aprobando el viernes 3 de diciembre por real decreto, que suscribió el rey Juan Carlos primero desde Argentina, el estado de alerta para las torres de control y centros de control de navegación aérea de toda España. La adopción de esta medida extrema que ha dejado bajo jurisdicción militar a los controladores es el resultado de una provocación que ha motivado una sublevación de los trabajadores de control aéreo de España, cuando el Gobierno publicó en el Boletín Oficial del Estado el viernes 3 una modificación de sus condiciones de trabajo estableciendo las horas máximas anuales de trabajo que suprimía la posibilidad de cobrar las horas de baja médica y permisos, incluidos los sindicales, y obligar a la recuperación de esas horas mediante trabajo.

RECUPERAR LOS SINDICATOS. RECONSTRUIR EL MOVIMIENTO OBRERO

La huelga general del 29-S ha puesto al descubierto el nefasto papel que juegan las direcciones de CCOO y UGT. Durante décadas la burocracia sindical actuó como cortafuegos, apostando por la desmovilización y desviando cualquier brote de la lucha de clases por la vía muerta de la negociación y el cumplimiento estricto de las leyes capitalistas. Los sindicatos, subvencionados generosamente por los gobiernos de turno (del PP o del PSOE), se limitaron a desactivar los conflictos sustituyéndolos por una política de pactos, que fue recortando paulatinamente las conquistas y derechos de los trabajadores. Los sindicatos burocratizados y dependientes del estado, se transformaron en un engranaje más del sistema capitalista, destinado a mantener a los trabajadores en el redil. Como consecuencia de esta política, la proporción entre los salarios y los beneficios empresariales se modificó cada vez más a favor de éstos últimos; las pensiones se redujeron, mientras se endurecía el acceso a ellas y se implantaba en la práctica el despido libre y casi gratuito. Pero eso ahora ya no es suficiente. El capitalismo necesita más.

La Asamblea de Barcelona; Una experiencia de lucha y de organización alternativa

La Asamblea de Barcelona se constituyó el pasado Julio a partir de la convocatoria de la huelga general del 29 de Setiembre, para agitar y organizar la lucha de los trabajadores más allá de la actividad limitada y controlada por las direcciones sindicales de CC.OO. y UGT.
No se trata de una respuesta puntual a la burocracia sindical sino de un proyecto más amplio y con vocación de permanente. Su precedente está en la coordinación de diversas organizaciones sindicales, colectivos sociales y asociaciones combativas en la campaña llamada “La crisi que la paguin els rics”, con la diferencia fundamental de que ya no es una sopa de siglas, donde acuden diversos grupos que funcionan por consenso, sino que los miembros están a título individual y se expresan en asamblea en un ejercicio de democracia directa que recupera la tradición del movimiento obrero, de cuando las centrales de trabajadores no merodeaban por las instituciones del Estado ni dependían de subvenciones públicas.

Después de la huelga general del 29-s se hace más evidente la necesidad de una alternativa política, de un referente político un

Millones de ciudadanos participaron de la jornada, a pesar del contexto desfavorable:

La crisis económica, la desorganización del movimiento obrero segmentado y precarizado, la campaña de la derecha de acoso y derribo contra los sindicatos.

A pesar de todo ello se plasmó la capacidad de respuesta del movimiento obrero, y la posibilidad de iniciar una nueva etapa de movilización sostenida y ascendente contra los planes de ajuste neoliberal y a favor de una salida a la crisis del capitalismo.

Después de años de conciliación y pactos de las direcciones de CCOO y UGT con el gobierno y la patronal, desprestigio de los sindicatos, nula organización autónoma de los trabajadores, las direcciones sindicales se han visto abocadas a la convocatoria de huelga general y ha quedado demostrado que el conjunto de los sindicatos siguen siendo las organizaciones de masas con mayor capacidad de influencia, convocatoria y centralidad para los procesos de transformación.

La violencia de unos y otros

Al ver una película a veces me quedo con las últimas imágenes si son impactantes, y con los años me olvido del resto de la película. A los medios de comunicación habituales les pasa a menudo lo mismo, con la diferencia de que no necesitan años para olvidarse de la película. Miran la imagen final y opinan sobre esta con contundencia, ignorando las anteriores. Una cosa es no ser capaz de entender el mensaje de la película, o no tener nunca tiempo para verla entera, y otra no querer ni combinar cuatro fotos entre si para llegar a comprender una escena de ella. Así es como las fotos estrella de la huelga general del pasado 29 de setiembre fueron el asalto a la tienda Levi’s en Passeig de Gràcia de Barcelona y la quema del coche de Guardia Urbana en la Plaça Universitat, mientras las burdas y claras provocaciones de los mossos en Barcelona el mismo día se convierten en invisibles para ellos, y como consecuencia en inexistentes para los que no consultan medios alternativos. De hecho una mayoría de la población entiende que los altercados son obra de los “antisistema” de forma unilateral, porque los medios de comunicación lo han presentado así. Los que nos movíamos en el centro de la ciudad esa noche y día vimos otra realidad, y además muchos valoramos en primer lugar el resultado de la huelga y no los altercados.

Un debate urgente y necesario: DEL ANTICAPITALISMO HACIA EL SOCIALISMO

Decía Marx que un modo de producción sólo desaparece cuando agota todos sus recursos y capacidades para seguir desarrollándose. El capitalismo sin embargo hace tiempo que muestra signos de decrepitud. El último capítulo ha sido el actual derrumbe financiero, que abrió las puertas a la que quizás sea la más grave crisis de su historia. Algunos la equiparan con el crack del 29, pero las consecuencias y la profundidad de la actual todavía están por ver.
La actual crisis no empezó hace tres años, sino mucho antes, en la década de los 70 del siglo XX. Desde entonces la tendencia al estancamiento y la sobreproducción ha sido irrefrenable, sólo ralentizada por el crédito barato y el endeudamiento generalizado. Para escapar del colapso, el capitalismo se transformó en un gigantesco casino, en el que a través de la especulación, los capitalistas obtenían grandes beneficios a costa de incrementar la miseria. El estallido de 2008 fue la señal de que el intento de huir a sus propias contradicciones tocaba a su fin, y de que éstas no pueden ser superadas desde el sistema.

Abrir el debate. ¿HACIA DONDE QUEREMOS IR?

El pasado 31 de octubre, Kaos en la red y Rebelión publicaron un documento “Por un nuevo espacio político” (firmado por varios miembros del movimiento anticapitalista, entre ellos dos de nuestra revista). El artículo tiene un gran valor al abrir un debate del que estamos muy necesitados los partidarios de construir una organización de los trabajadores, si queremos estar a la altura del reto que nos plantea la ofensiva del capital. Sin embargo el manifiesto adolece de cierta confusión, que es necesario aclarar, y presenta algunas lagunas, que es importante llenar. Nuestra postura no es improvisada. Lo que los compañeros de En Defensa del Marxismo opinamos ya ha sido ampliamente expuesto en números anteriores de la revista.

Represion a ferroviarios argentinos: asesinado un militante del Partido Obrero. Nota enviada por EDM

Compañeros del Partido Obrero y de la Unión de Juventudes por el Socialismo:

Nos hemos enterado con estupor e indignación del asesinato de Mariano Ferreyra a manos de una banda de pistoleros de la Juventud Sindical y de la Unión Ferroviaria de José Pedraza, que contaba con la complicidad policial. Queremos enviarles nuestra solidaridad incondicional y nuestra más firme condena de los hechos. Estamos convencidos de que este crimen no es casual, sino que forma parte de una ofensiva del gobierno de Cristina Fernández y la patronal contra los trabajadores.

Como en el estado español, la dictadura militar dió paso a la "democracia", sin desarticular el viejo aparato represivo que tantos asesinatos protagonizó. La "democracia" del Capital necesita de sus sabuesos para asegurarse de que el pueblo trabajador no pueda romper sus cadenas y poner en peligro sus privilegios y propiedades.

El SAT acuerda no acudir a más juicios como forma de protesta

Como respuesta a la profunda y persistente represión policial y judicial que nuestro sindicato viene sufriendo desde su creación hace apenas 3 años, el Comité Ejecutivo Nacional acordó por unanimidad el pasado viernes no asistir a más juicios ni citaciones policiales hasta que no cese la persecución contra el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT).

Esta postura se hará efectiva a partir de hoy, y ha sido anunciada por Cañamero a la salida de un juicio en el que tanto él como Sanchez Gordíllo han declarado como imputados por "desórdenes públicos".

En tal juicio, se les estaba acusando de desórdenes públicos por los hechos ocurridos delante de la Casa Rosa el año pasado. Allí los trabajadores concentrados fueron desalojados violentamente por la policía nacional. El desalojo tuvo como consecuencia varios trabajadores heridos, algunos de los cuales fueron evacuados en ambulancia hasta hospitales cercanos.

La necesidad del decrecimiento económico

El suplemento de Lluita Internacionalista nº 101 (enero 2010) publica un artículo con título que crea atención: “¿Decrecimiento o Revolución?”. El titular pone el lector ante la elección entre uno y otro, sin opción de poder combinar los dos conceptos. En las últimas décadas ha crecido la conciencia sobre los límites de los recursos naturales del planeta y el actual expolio de ellos por el sistema productivo actual, aspecto que durante mucho tiempo fue ignorado por la izquierda tradicional, probablemente porque no entraba en el esquema algo simplificado de la lucha de clases en el que muchos habíamos estado formados. La preocupación ecológica estaba generalmente considerada como una desviación pequeñoburguesa de la lucha de clases. Poco a poco las cosas están cambiando, gracias sobre todo al surgimiento de las movilizaciones internacionales del movimiento altermundista/antisistema, que nos ayudan y obligan a matizar la realidad antes aprendida si no queremos aumentar nuestro aislamiento. Pero este cambio no llega a asimilarse con el mismo ritmo en todas las organizaciones anticapitalistas. Ante esta perspectiva considero que el suplemento está cerrando puertas a una batalla que está tomando un protagonismo político y social cada vez más acentuado.

Distribuir contenido