Preguntas a la izquierda cubana ante la visita a la Habana del Sr. Presidente del Imperio Barack Obama

Contribución de Diosdado Rojas Ferro

El domingo 20 de marzo de 2016 llega a la Habana “Julio César”.
¿Nadie en Cuba protestará por la llegada de tan “distinguido” huésped, no me refiero al gobierno o al Partido Comunista y todas sus ramificaciones en otras organizaciones, ya que han sido los que lo han invitado, sino algunos grupos, personas o miembros de la sociedad que tengan plena conciencia de los daños y perjuicios que ocasiona el “emperador romano” al mundo?.
¿No habrá nadie que protestará en sus calles por las guerras del jefe imperial en Libia (un estado caotizado y fallido, por causa de la agresión de EE UU de 2011, demostrable en los correos electrónicos recientemente dados a la luz de la antigua Secretaria de Estado de Obama en su anterior mandado, y ahora candidata presidenciable Sra. Clinton); o la guerra en Ukrania (cuya embajadora norteamericana Sra. Nulan ha estado envuelta en todo), o en Siria (país que han destruido, armando y creando milicias terroristas que han desembocado en el Estado Islámico); o por el apoyo de EE UU a Israel en su política genocida contra los Palestinos; o por las agresiones contra Venezuela y su pueblo?.
¿Nadie en Cuba protestará por esto ante el “emperador romano”, aprovechando que todo el mundo estará al tanto de todo lo que sucede en la Habana?.
¿O es que en Cuba ya no hay nadie capaz de protestar por ello?.
¿Y si algún cubano protesta (enarbolando alguna de las cuatro razones anteriores, o cualquier otra (porque razones para protestar contra el imperio americano se sobran en este mundo) lo encarcelarían, lo multarían, será apaleado y/o reprimido por la policía, o habrá una mayoría de cubanos que defenderían a “Julio César” y por eso no se podrán manifestar?.
¿Si en otras parte del mundo (en otras épocas, como es lógico) otros pueblos protestaron cuando se agredía a Cuba (siempre que hubo oportunidad de exteriorizar la repulsa a las agresiones norteamericanas a la Isla rebelde de Cuba, que fueron muchas y sangrientas todas), no cree usted compañero héroe cubano, que esta es una buena oportunidad también para que el pueblo de Cuba ayude con su protesta a otros pueblos víctimas de las agresiones imperialistas americanas, no de ayer sino de ahora mismo, saldando su deuda con la humanidad (el prócer cubano Martí decía que “patria era humanidad”)?
¿O es que la protesta de algunos cubanos, no tanto contra la visita de Obama (entiéndase bien esto), sino contra su política genocida en el mundo harían el “juego” a los grupos de Miami que se oponen a la normalización de las relaciones de EE UU y Cuba, y por eso no se puede protestar durante la visita de “cortesía” del emperador a la capital cubana?.
¿Dónde está el límite entre lo que es políticamente correcto hacer y la defensa de los pobres, invadidos y masacrados por el imperio yanki por todo aquel que sienta el deber de hacerlo?.
¿Como cubanos solidarios y de izquierda de a pie (no como miembro del Partido Comunista cubano al que deben obediencia y disciplina en su comportamiento todos sus miembros) que harían si experimentara aquello que decía Che de sentir en su mejilla cualquier golpe dado a cualquier mejilla de hombre, y en consonancia con ello hacer pública su protesta ante el jefe de las fuerzas más siniestras que hay hoy en el mundo?
¿Y qué haría esa izquierda cubana si viviera en un barrio libio destruido por los cohetes cruceros lanzados desde submarinos americanos en el Mediterráneo, o en los barrios calcinados de tantas ciudades sirias, o en la zona de Donetz Donetsk ametralladas por los intereses geopolíticos americanos en la zona, y ve que unos valientes cubanos salen a las calles de la Habana a protestar (repito no por la visita) sino contra la política norteamericana abusiva en tantas partes del mundo?. Y, ¿sí esa izquierda cubana fuese ese libio, ese sirio o ese ukraniano masacrado (y sin esperanza de poder salir del caos donde el imperio yanki lo ha llevado) y ve que unos manifestantes cubanos que hablan en su nombre, no los dejan manifestarse en la Habana contra el mal elegido Premio Nobel de la Paz, o los encarcelan por ello, o los reprime la Policía, o los multan por esa manifestación, qué diría?
¿Tendrá alguna moral las autoridades de Cuba para repudiar cualquier protesta contra Obama en la Habana (si se diera), si el propio Comandante Fidel Castro en los propios EE UU se arrogaba el derecho a hablar “en nombre de los niños que en el mundo no tienen un pedazo de pan…en nombre de los enfermos que no tienen medicinas… en nombre de aquellos a los que se les ha negado el derecho a la vida y la dignidad humana”?, ¿Ningún cubano puede protestar por esos mismos principios que el compañero Fidel Castro esgrimía hace 36 años hablando en mandato de la Sexta Conferencia de Jefes de Estado o de Gobierno del Movimiento de los Países No Alineados, ante el XXXIV periodo de sesiones de la Asamblea general de las Naciones Unidas en New York?.
Ante todo el rosario de crímenes que EE UU en su fase declinante deja por todo el mundo no vendría mal protestar por ello en la Habana en estos días.