Vender humo

Para vendernos la gran mentira han utilizado, de manera abrumadora y asfixiante, todos los medios y todos los dineros que han hecho falta. Prensa, radio y televisión nos han estado bombardeando durante mucho tiempo, elogiando las excelencias del producto y lo mucho que significaba para el bien general de Cataluña su aprobación. Pero cuando finalmente la criatura fué presentada en sociedad se ha podido comprobar que el engendro no satisface ni las más mínimas – y legítimas – aspiraciones históricas de la Nación catalana, larga y sistemáticamente reivindicadas, ¿o no es esto así cuando – por poner solamente dos ejemplos sangrantes – ni el gran aeropuerto del Prat ni el puerto de Barcelona, dos de los más importantes de Europa, se pueden gestionar desde aquí?. Nada por aquí, nada por allá, las cosas son como son y la España de siempre dicta – una vez más – su sacrosanta voluntad, negando los derechos de este pueblo. ¿Pero qué se esperaban estos “regeneracionistas”, federalistas y pluralistas de opereta?.

Por otra parte, la vergonzosa – pero lógica – actuación de este coro de marionetas llamados partidos políticos, nos ilustra a la perfección sobre la degeneración ideológica y de la ausencia de cualquier mínimo proyecto o alternativa al sistema, ya que ellos son el sistema.

A destacar también en este festival bufo la labor de la prensa “libre y democrática”, en este caso La Vanguardia, que durante todo el largo proceso nos obsequió con un gran despliegue tipográfico, con diarias encuestas “neutrales” elaboradas por su gabinete de intoxicación de masas, y con largas entrevistas a unos “líderes” de guiñol, la cual daba la gran noticia de Resultado definitivo de manera vergonzante, escondida en un rincón del diario (ver recorte de prensa que incluimos). Y es que, claro, con más de un 51,15% de abstención, un 21% de noes y un 5,34% en blanco, la criaturita era demasiado fea para sacarla en portada.

Y para terminar, sólo una pregunta: ¿cualquier proceso de Referéndum sobre Autodeterminación que pueda darse en el estado español, y que obtenga los mismos procentajes, sería considerado válido y democráticamente respetado, señores del jurado?.

Julio 2006 Lois Novo